Cambios físicos que sufren las mujeres tras dar a luz

Todo el mundo dice que ser madre te cambia la vida y no exageran. Además de todo el compromiso que significa que otro ser humano dependa de ti, existen una serie de cambios físicos que de presentan en el cuerpo de la mujer durante el periodo comprendido entre el parto y la primera menstruación, es decir: la tan famosa cuarentena. 

Aunque no a todas las mujeres les va igual, se presentan una serie de síntomas y cambios, bastante comunes, por lo que no hay razón para asustarse, si nota que:

  • Tanto el útero, como el cuello uterino y la vágina sufren una expensión tras expulsar la placenta. Aunque posteriormente van cobrando su forma original, después de varios partos, el orificio cervical externo queda entreabierto pero el interno queda cerrado.
  • Siente una sensibilidad en la vagina los días posteriores, incluso se presentan algunos sangrados leves. 
  • Aparecen los loquios, un exudado genital formado por células sanguíneas, descamación del endometrio (recubrimiento interno del útero) y células residuales de la placenta. Los loquios irán tomando diferentes coloraciones según pasen los días (rojos, amarillos y finalmente blanquecinos) y suelen persistir durante los 10 primeros días postparto. Si se prolonga durante más tiempo, si son muy abundantes o si presentan un olor fétido, nos harán sospechar de un proceso infeccioso o persistencia de restos uterinos.
  • Debido a la pérdida de sangre, es necesario que la madre comience con un tratamiento rico en hierro o en casos muy extremos, reciba transfusiones de sangre. Recordemos que la anemia tiene repercusiones sobre el desempeño físico, por lo que no es aconsejable que se acostumbre a vivir con poca energía, ya que no es normal y puede convertirse en un problema más serio con el tiempo. 
  • El estreñimiento en la puérpera es habitual, precisando laxantes o enemas de limpieza. También son frecuente las retenciones urinarias.
  • Debido a la lactancia materna los pechos también cambian de forma, tamaño y  presentan enrojecimientos. 
  • La panza se torna flácida y se presentan estrías, es necesario hacer ejercicio y dieta para mejorar la apariencia. 

Debido a todos estos cambios, muchas mujeres no logran sentirse cómodas con su cuerpo, incluso después de hacer ejercicio y dieta. 

En esos casos, lo mejor es visitar a un cirujano plástico en Monterrey que las oriente sobre los tipos de procedimientos con y sin cirugía que podrán ayudarles. 

La mayoría pide una liposucción, reconstrucción genital o levantamiento de busto, sin embargo, un buen cirujano siempre hará una cita de valoración en donde le informe qué es lo mejor para su cuerpo y jamás le prometerá imposibles, una práctica bastante común en cirujanos no certificados es hacer cirugías múltiples, sin expectativas reales, las cuales ponen en riesgo la vida del paciente.